El Intercambiador IHI de Hydronik: El camino hacia la innovación disruptiva en la producción de ACS

La innovación disruptiva es un tipo de innovación que supone un gran impacto en un sector haciendo que algunos conceptos hasta entonces consolidados cambien de forma drástica. 

Algunos de los ejemplos de innovaciones disruptivas a lo largo de los tiempos son el ferrocarril, que cambió el transporte de mercancías y personas, el automóvil, convirtiéndolo en un bien accesible para todos gracias a la visión de Henry Ford, o la máquina de coser, que revolucionó el sector textil.

Como puedes ver en el título del artículo, nuestra gama IHI supone un camino hacia la innovación disruptiva en la producción del agua caliente sanitaria

En este artículo, vamos a explicarte de qué soluciones partíamos en la producción de ACS, cómo el Intercambiador IHI ha revolucionado estos conceptos y, por último, te contaremos un poco más sobre los tipos de innovación que existen y cuáles son los rasgos que diferencian a la innovación disruptiva de otras. 

¿Cuál es la forma tradicional de producir ACS?

Existen varios tipos de sistemas para la producción de Agua Caliente Sanitaria (ACS) donde los más habituales dependen en especial del volumen necesario a proporcionar en relación a su rentabilidad.

Poniendo un ejemplo práctico, en edificios tales como viviendas unifamiliares, pequeños alojamientos, etc. puede llegar a ser rentable un sistema de producción instantánea. Es como instalar el típico calentador o caldera a gas en un piso.

Pero, ya desde los años 60, el que comienza a ser un estándar para grandes consumos, donde la cantidad disponible de ACS es casi más importante que su eficiencia, es el sistema de producción por acumulación. Volviendo al entorno doméstico, su símil sería un termo eléctrico que calienta el agua y la mantiene caliente hasta el momento de su uso.

En la misma medida que la producción instantánea garantiza una buena lucha contra patógenos como la legionella, lo pierde en caudal de ACS disponible. Y en el otro extremo, la ventaja del gran volumen de ACS disponible en la producción por acumulación, queda demasiado amortiguado por el riguroso mantenimiento que exigen los parámetros sanitarios y los elementos que lo componen.

En lo único que se asemejan es en el “talón de Aquiles” de ambos sistemas: El intercambiador de placas. Estos requieren de un mantenimiento exhaustivo para mantenerlos limpios de incrustaciones de manera que no se reduzcan sus eficiencias térmicas por debajo del 80%.

También se ha experimentado con los sistemas de producción semi-acumulados pero son sistemas muy complejos a la hora de conseguir el equilibrio entre todos los elementos y, aún así, no llegan a librarse apenas del riesgo de legionella. La semi-acumulación tampoco permite grandes caudales sin un muy cuidadoso y complicado escalado.

Durante demasiados años los buenos profesionales del sector se habrán preguntado: ¿Y no será posible un sistema de producción de ACS capaz de grandes caudales pero sin tanta complejidad de instalación, sin este tedioso y recurrente mantenimiento además de los cuidados extremos para huir de la legionella?

Intercambiador IHI: Sólo las ventajas, ninguno de los inconvenientes

Y llegó el “Intercambiador Hidrodinámico Inercial” (IHI), un sistema de producción semi-instantánea de ACS que cumple con estos requisitos:

  • Grandes caudales de ACS sin acumulación.
  • Riesgo casi nulo de Legionella, de incrustaciones y de corrosiones en su circuito de ACS.
  • Sistema tan minimalista que absorbe en un único elemento el equivalente a varios del tradicional: depósito, intercambiador y bombas entre ellos.
  • Como además cabe por puertas y pesa mucho menos, su instalación se simplifica al máximo.

Sólo se le puede encontrar una “pseudo-pega”: Es tan eficiente en la cesión de calor al ACS que requiere calderas (u otras fuentes de calor) de menor potencia que en el sistema tradicional por acumulación.

Intercambiador

Intercambiador IHI-800

El innovador intercambiador hidrodinámico inercial de agua caliente sanitaria.

¿Cómo identificar una innovación verdaderamente disruptiva?

No toda tecnología por ser innovadora ya es una innovación disruptiva. A continuación os vamos a explicar más a fondo los diferentes tipos de innovación que existen.

Matriz de innovación

Matriz de la innovacion

Como puedes observar en la infografía, existen cuatro tipos de innovación dentro de esta matriz. 

  • Innovación incremental: Supone el primer grado en novedad tecnológica e impacto en el mercado. Se caracteriza por la creación de valor sobre un producto ya existente, añadiendo nuevas mejoras. En este tipo de innovación juega un papel muy importante la tecnología, ya que suele ser la base o fuente habitual de agregarle esas mejoras a productos o servicios que ya existen en el mercado. 
  • Innovación sostenible:  Una empresa implementa mejoras en productos que ya existen y son utilizados por los clientes. Tienen una presencia en el mercado y unos modelos de negocios ya consolidados. 

Las innovaciones sostenidas o sostenibles se dirigen a clientes exigentes y con un rendimiento demostrado más alto que el que se venía ofreciendo por el resto de empresas. Es decir, no crea nuevos productos, sino que desarrolla uno a partir del existente. 

La innovación disruptiva se produce cuando se introduce en el mercado un producto o servicio que rompe los esquemas establecidos, es decir, pretendiendo transformar por completo el sector, generando así una propuesta de valor y unas características del producto o servicio bien diferenciados del resto de opciones. 

Volviendo al ámbito tecnológico, es habitual que aparezca en este ámbito pero no siempre es así. Por ejemplo, en nuestro caso, Hydronik ha diseñado una solución de producción semi-instantánea de agua caliente sanitaria totalmente revolucionaria y nueva. 

  • Innovación radical: posee características similares a la innovación disruptiva pero ésta implica utilizar de forma simultánea una tecnología revolucionaria y un nuevo modelo de negocio, ambos al mismo tiempo. Resuelve problemas generalizados y desde una perspectiva nunca vista, incluso puede resolver problemas que afectan a toda la economía.

¿Te gusta lo que estás leyendo?

¡Suscríbete a nuestra newsletter!

Innovación disruptiva VS Innovación sostenible

Tecnologia disruptiva

Una pista de tecnología disruptiva es cuando la innovación que representa deja obsoleta la que se venía usando como único modo razonablemente rentable.

Aunque no hay una pauta general para todos los productos o servicios innovadores que aspiren a ser disruptivos, existen cuatro síntomas a lo largo de su trayectoria en el mercado que permite identificarlos como tal.

  1. El futuro dictamina lo disruptivo. 
  2. Modelo de negocio igualmente disruptivo.
  3. No toda innovación disruptiva se acaba implantando.

A medida que los recorremos también examinaremos el IHI bajo el prisma de estos tres síntomas.

1. El futuro dictamina lo disruptivo

Al igual que en el primer momento de los terminales grandes y aparatosos de telefonía móvil pocos presagiaban que llegarían a ser un elemento de masas, toda innovación disruptiva en sus comienzos es adoptada por unos pocos pioneros porque cubren necesidades olvidadas por lo establecido y únicamente cuando comienzan a tener una cierta calidad a unos precios que están dispuestos a pagar.

Conforme esa innovación va siendo adoptada por más gente, las marcas ya establecidas, más centradas en contentar a su clientela con mejora en sus productos, van perdiendo cuota de mercado hasta en algunos casos su desaparición (Kodak frente a la fotografía digital; Blockbuster frente a las películas en streaming; etc).

El sistema semi-instantáneo del IHI que combina grandes caudales de ACS con sencillez y a un precio rápidamente rentabilizable, hace esperar una acogida creciente que lo irá popularizando hasta quizás convertirse en el siguiente estándar del sector.

2. Modelo de negocio igualmente disruptivo

Como las tecnologías disruptivas inicialmente cubren nichos de mercado olvidadas por las empresas asentadas, no sólo deben ser más rentables sino además alcanzar una calidad suficiente como para satisfacer a esos clientes pioneros.

Un ejemplo lo tuvimos con los IPhone que gracias a la oferta de útiles y atractivas apps en línea (“¿Cómo voy a usar internet en la pequeña pantalla de un móvil con lo incómodo que es?”) compitió de tú a tú con la usabilidad de la red en un portátil consiguiendo que cada vez en más usuarios sea su único modo de conexión.

La producción de ACS por acumulación, la más habitual, se basa en depósitos que en casos de mantenimiento mínimo aceptable tengan una vida útil que apenas sobrepasen la cada vez más escasa garantía dada por el fabricante: O lo “parcheas” (reparación de perforaciones, aplicar recubrimiento interno, etc.) para aguantarlo dos o tres años más o ya compras otro.

Un negocio basado en la “obsolescencia programada” de un producto que vive de clientes cautivos: “cuantos más, mejor”.

En cambio, volviendo a nuestra gama IHI , ¿Qué sucederá si introducimos en el mercado un producto que tenga estas características?

  • Apenas necesita mantenimiento.
  • Tiene una calidad y robustez constructiva con garantía de hasta 12 años.
  • Facilita por diseño todo tipo de reparaciones, renovaciones y recuperaciones para alargar todavía mucho más su vida útil sin perder fiabilidad.

Acabamos con la obsolescencia programada mediante una línea de negocio se centra en la calidad y resolución de los problemas habituales tras muchos años de experiencia en el sector: “cuanto mejor, mejor”.

3. No toda innovación disruptiva se acaba implantando

Del mismo modo, toda innovación que acaba siendo exitosa no tiene porqué haber llevado una trayectoria disruptiva.

Un ejemplo de exitosa “innovación sostenible” (no disruptiva) lo tenemos en Uber que desde el principio ofrecía un servicio comparable en calidad al del taxi compitiendo DIRECTAMENTE contra ellos. Luego ha crecido ampliando su red y prestaciones que junto al lo encorsetado mundo normativo del taxi, ofrece finalmente un mejor servicio adaptado a diversos niveles de clientes.

En el caso del IHI, tras años de prueba con prototipos y certificaciones de laboratorio, tiene muchas papeletas para ser el modo preferido de producción de ACS… de hecho “interesantes pretendientes” ya son clientes.

En Hydronik, el IHI sólo es el primero de esperemos varios hitos sorprendentes en el sector del ACS, de sistemas hidráulicos en general y de instalaciones solares.

El I+D+I junto a su fabricación y comercialización es nuestro legado y razón de ser.

¿Quieres saber más sobre nuestra gama IHI de Intercambiadores de producción semi-instantánea?

Comparte esta publicación...
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest

Quizás también te interese leer…

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscríbete a nuestra Newsletter

Entérate de todas las novedades

Contacta con nosotros

Política de Privacidad de Hydronik

×