Economía circular: Definición, 7 Rs y su aplicación a nuestra gama IHI

¿Qué es la Economía Circular?

Economia circular

En la lucha por la sostenibilidad ambiental, una batalla es romper con el negocio basado en el “usar y tirar” (economía lineal).

Del mismo modo que la naturaleza crea a partir de lo que deja de existir para seguir existiendo, así la economía circular trata de emularla.

¿Cómo se consigue el objetivo que plantea la Economía Circular? 

Extrayendo progresivamente menos recursos naturales para que, junto con los residuos inevitables de una cada vez más larga vida útil, se vuelva a producir mejorando la versión anterior desde el punto de vista de la sostenibilidad ambiental.

Así se ha consensuado dejar atrás las viejas “3 Rs” (Reducir, Reutilizar, Reciclar) que maquillaban las consecuencias de la economía lineal perpetuadora de la fraudulenta “obsolescencia programada”, para evolucionar hacia las “7 Rs”:

7 Rs

Esta cadena de actitudes implica tanto a los usuarios como un derecho, como a fabricantes como un compromiso hacia sus clientes.

¿Cómo vive un producto la Economía Circular?

La vida útil de un producto que se precie de formar parte de la economía circular, como buen viajero, hace múltiples virajes en su recorrido que le da la oportunidad de experimentar varias existencias mientras cumple las “7 Rs”.

Condensando algunas de esas “7 Rs”, el viaje de un producto dentro de la economía circular se puede representar así:

economia circular ruta
Imagen extraída de Innolandia

Se vertebran cuatro etapas donde la tercera, sin duda, es donde el producto debe desplegar todo su potencial circular:

1. Take (Coger): Utilización de los recursos naturales que se dedicarán a la versión inicial del producto.

Lo óptimo sería que dichos recursos provendrían de la regeneración gracias a la circularidad de otros procesos.

2. Make (Hacer): Fabricar el producto, empezando por la versión inicial y continuando con las sucesivas mejoras, diseñadas para reducir tanto el proceso productivo como los residuos finales.

Comprende 2 de las Rs: Rediseñar y Reducir.

Esta etapa debe tender a alimentarse cada vez de menos materias primas y más de Recicladas (separación de materiales) y de Retornadas por Renovación (sustituir partes averiadas por nuevas) o por Recuperación (desechar pequeñas partes desgastadas aprovechando el resto para el mismo producto en adecuadas condiciones de uso).

3. Use (Usar): ¡La disrupción que plantea la economía circular en contra del “usar y tirar” y de la “obsolescencia programada”: Usar más y durante más tiempo!

Si se ha hecho realmente un buen “eco-design” (diseño ecológico) el producto fabricado permitirá, con mayores o menores transformaciones, darle varias vidas.

Si no se ha hecho suficientemente bien dicho diseño sólo se podrá usar una vez, aunque haya sido más tiempo, con lo que su vida útil será muy parecida a la de la “economía lineal”; aquella que se pretendía evitar.

4. Waste (Tirar): Son los residuos imposibles de aprovechar para éste u otros procesos productivos.

A veces sucede que ciertos residuos almacenados, gracias a nuevas tecnologías, son finalmente regenerados y participan en procesos circulares.

Lo ideal es que esta etapa sólo se alimentara de productos Reutilizados (una puesta a punto para dejarlo casi como nuevo) o Reparados (arreglar sus averías) tras varios rebotes entre estas dos últimas “Rs”; o de una última re-fabricación y uso después del reciclado, renovación y/o recuperación previos.

¿Dónde están las “7 Rs” en el intercambiador IHI?

Vayamos paso a paso recorriendo su vida útil posible, desde su concepción hasta el rechazo ineludible de componentes y/o materiales.

1ª R: Rediseñar.

Solamente con cambiar a la virola (la parte vertical de la carcasa) algunas tomas desde los fondos Klopper (especialmente el superior) donde comúnmente están ubicadas, se habilita el IHI para las “Rs” directamente vinculadas a la etapa de uso.

2ª R: Reducir

En un único elemento y con menos material global, estamos eliminando otros que serían necesarios en una instalación convencional de Agua Caliente Sanitaria (ACS): Ni intercambiador de placas, ni bombas de secundario, ni bombas anti-estratificación.

Si además tenemos en cuenta que también hemos disminuido la cantidad de elementos de conexión y fijación, tanto internos como externos, vemos que gracias al uso de IHIs, se consiguen reducciones tanto de material como de espacio físico donde se ubiquen.

3ª R: Reutilizar

Los materiales empleados en el IHI, la configuración de sus componentes y su modo de funcionamiento hacen que necesite de un mantenimiento mínimo.

No en vano es su garantía de hasta 12 años.

Por tanto, tras años de uso y sólo con un “lavado de cara”, un mismo IHI pueda conectarse a otra instalación asegurando unas perfectas condiciones de funcionamiento.

4ª R: Reparar

Empieza la magia consecuencia del re-diseño: Una vez que los fondos quedan liberados de tomas, se puede fácilmente retirar cualquiera de ellos por la línea de soldadura.

Si la avería es interna (pérdidas de estanqueidad por calentamientos excesivos), quedan accesibles sus componentes integrados y si lo es externa (“pitting” de afuera hacia dentro por filtraciones sobre el IHI o por escapes desde las tomas), tanto la virola como los fondos pueden ser reforzados por separado.

5ª R: Renovar

Cuando la solución para que permanezca en servicio el IHI sólo depende de sustituir uno de sus componentes desgastados por uno nuevo (juntas, etc.), la accesibilidad a su interior junto con los escasos elementos en la cara externa de la carcasa lo hace relativamente fácil.

6ª R: Recuperar

Tras años de uso muy por encima del garantizado o prácticas no recomendadas (frecuentes calentamientos que superen sus límites técnicos, adicción no marginal de agua de red al primario, limpiezas químicas innecesarias, etc.) las uniones internas toma-serpentín podrían perder estanqueidad.

Hasta en un caso así de extremo, únicamente retirando los poquísimos centímetros dañados del serpentín y recolocando el resto para conectarlo a esa toma, se volvería a tener un IHI casi sin merma en su funcionalidad.

7ª R: Reciclar

Un inmenso porcentaje del IHI es metálico (acero AISI 316 del serpentín, acero gris de la carcasa, cobre u otras aleaciones de las uniones roscadas, etc.) con lo que se puede desguazar y aprovechar sus materiales para cualquier uso.

Parte del pequeño porcentaje restante, material plástico, aún puede entrar en procesos de reciclado.

Y con el que no se pueda reciclar, hay iniciativas que reutilizan materiales considerados de forzoso desecho para hacer bisutería, complementos de moda y otros artículos habituales en el día a día.

¿Te gusta lo que estás leyendo?

¡Suscríbete a nuestra newsletter!

Hacia la Huella de carbono Cero

Con el actual IHI la reducción de emisiones de CO2 ya es muy notable: proceso productivo más sencillo y menor cantidad de elementos para una misma instalación de ACS.

Un segundo paso para este objetivo será poder asegurar que toda la energía necesaria para realizar sus componentes y ensamblarlos provienen 100% de fuentes renovables (solar, eólica, hidráulica pura, etc.)

Y el último será aportar recursos para reforestar con especies autóctonas zonas desvastadas por la desmedida ambición humana.


Comparte esta publicación...
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest

Quizás también te interese leer…

La legionella en ACS [+INFOGRAFÍAS]

La legionella en ACS [+INFOGRAFÍAS]

¿Quieres aprender más sobre la legionella en ACS? En este post te presentamos el recopilatorio de todos nuestros contenidos sobre la legionella en...

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscríbete a nuestra Newsletter

Entérate de todas las novedades

Contacta con nosotros

Política de Privacidad de Hydronik

× ¿Cómo podemos ayudarte?